Vanessa Kunz busca patentar su invento y por ello llevó su idea al Concurso Nacional de Innovaciones Innovar 2019.


La oriunda de Oberá, Vanessa Kunz de 38 años, ideó un proyecto ecológico a base de semillas de moringa, mediante el cual permite purificar el agua. Su iniciativa lleva el nombre de “IBI” y participó del Concurso Nacional de Innovaciones “Innovar 2019”. Ahora resta patentar el invento que se basa en una cápsula purificadora.

Es una planta arbustiva milenaria de la India, valorada por las propiedades antibacteriales y fúngicas de sus hojas, vainas y semillas, así como por su alto contenido nutricional. La llaman superalimento y es muy versátil porque se puede utilizar casi en su totalidad”, manifestó la joven.

Vaness Kunz y su cápsula purificadora de agua IBI.

A partir de una investigación previa, Kunz descubrió que la diversas comunidades aborígenes del Amazonas y de Colombia utilizaban las semillas para purificar el agua desde hace muchísimos años atrás, de ahí nació su proyecto ecológico. Precisó que tomó muestras de agua del arroyo Mbotaby, que atraviesa la Capital del Monte, y dejó una parte en su estado natural mientras que a otra la sometió al proceso de purificación con moringa. “Es impresionante cómo se ve el agua. La depura”, agregó.

Kunz creó un prototipo funcional y en estos momentos está investigando la manera de patentarlo. El propósito es registrar la idea y buscar financiamiento en empresas para que puedan comercializarlo. La cápsula tiene nueve centímetros en total.

Vaness Kunz y su cápsula purificadora de agua IBI.

Quince gramos de moringa, procesadas como polvo, tienen la capacidad de purificar 25 litros de agua. Y la intención es que la cápsula sea recargable, no desechable. Todos los materiales utilizados son de origen natural y plásticos recuperados lo que causa 0 impacto en la huella de carbono”, precisó.


En esta nota:

Titulares Ecología Agua


Comentarios