Sucedió en Oberá. Tras realizarle estudios médicos, se constataron lesiones de larga data.


Un adolescente obereño, al ser consultado en la escuela por una maestra de apoyo escolar, se quebró y acusó a otros tres jóvenes de haberlo vejado. Luego del relato y de ser asistido, intervino en el caso el Juzgado Correccional y de Menores. El muchacho tiene 13 años de edad.

La víctima fue atendida en el hospital Samic de esa ciudad, donde se constató que presentaba lesiones de larga data. La justicia intenta establecer si el joven le manifestó a su madre sobre los abusos o si prefirió guardar silencio. Se debe a que su madre tiene problemas con las adicciones y eso repercute en la relación con su hijo ya que, según trascendió, es conflictiva.

En su declaración, el adolescente les indicó a los efectivos lo que le había sucedido y especificó los detalles aberrantes del abuso. En marco de la investigación, también intentan determinar quiénes fueron los autores de la violación.




Comentarios