Fue un joven de 23 años que lo hizo para escapar de un control de alcoholemia.


El conductor de una camioneta manejó dos cuadras a contramano para evitar un control de alcoholemia en la ciudad de Neuquén durante la madrugada de este domingo. Además, el vehículo tenía tres neumáticos pinchados.

El infractor fue un joven de 23 años que iba a bordo de una Ford Ranger y que tenía 2,11 gramos de alcohol por litro de sangre, según el sitio La Mañana de Neuquén. Al regir tolerancia cero, cuadruplicó lo permitido.

No se podía mover y tuvo que llamar a su padre”, explicó Facundo Churrarín, director de Tránsito de la Municipalidad, a radio LU5. Y agregó: “Venía con tres neumáticos en llanta. Presumimos que habrían sido golpeados en el cordón cuneta”.

Según la Ley Nacional de Tránsito (24.449), el límite legal de tolerancia es 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre. No obstante, en algunas provincias como Neuquén, se estableció el regimen de tolerancia cero en algunas jurisdicciones.






Comentarios