En menos de dos años, este servicio del Ministerio de Ciudadanía ya respondió unos 13 mil llamados de Neuquén y ciudades aledañas.


Desde este lunes 19, la línea telefónica 148, encargada de contener a las víctimas de violencia de género, atiende llamados desde toda la provincia. Este servicio se inició en diciembre de 2016 y ya ha intervenido en 4.300 situaciones.

“Cuando arrancamos en diciembre de 2016 asumimos el compromiso que sea una realidad para toda la provincia. Y luego de hacer las distintas averiguaciones sobre las conexiones telefónicas en cada localidad ahora ampliamos la atención”, contó la abogada Soledad Crispín, a cargo del dispositivo a La Mañana de Neuquén.

El servicio busca dar respuesta a situaciones de violencia familiar donde las víctimas, generalmente mujeres, niños y ancianos, se encuentran en peligro. “Dentro de estas situaciones la mayoría son de violencia donde hay oportunidades donde es inminente el riesgo de la persona y entonces se requiere la intervención inmediata”, aseguró Crispín.

Las personas encargadas de responder la línea 148 están en conexión directa con la Policía, los centros de salud y hospitales y el personal de justicia. También tienen la opción de un refugio, en el caso de que la víctima necesite alojamiento provisorio.

De acuerdo a lo informado, el mayor flujo de llamadas se recibe entre las 10 y las 17 horas. Generalmente, cuando se reciben llamados nocturnos se trata de una emergencia.

Amplían a toda la provincia la línea 148 para denunciar violencia de género

“Contabilizamos 4300 intervenciones en grupos de familias en estos casi dos años. Pero solo llamadas estaríamos hablando del triple”, informó Crispín a LMN.

Esta ampliación de la línea trajo aparejada la contratación de personal idóneo para el trabajo. En el interior se conformaron duplas de profesionales.

En lo que va de 2018, el servicio de asistencia atendió 1.881 situaciones de violencia, de las cuales 1.412 solo pidieron asesoramiento, 469 se reportaron como emergencias y 132 fueron derivadas a la guardia de Desarrollo Social.






Comentarios