El hombre fue condenado nuevamente y podría recibir una pena superior a los 10 años de cárcel por reincidente.


Un hombre de Plaza Huincul reconoció ante la justicia que violó a una de sus hijas mientras se encontraba en libertad condicional por el abuso de otra de sus descendientes: podría recibir una pena superior a los 10 años de prisión por tratarse de un reincidente.

Por el primer caso, el sujeto en cuestión recibió una pena de ocho años y a principios de 2017 dejó la cárcel. Ya en libertad, en noviembre volvió a someter sexualmente a otra de sus hijas, de 17 años, a la que dejó embarazada, aunque recién fue denunciado a principios de año luego de que la menor sufriera un aborto espontáneo.

Según público el Ministerio Público Fiscal, el hombre le colocó gotas somníferas en una bebida, por lo que ella comenzó a sentirse mal y sin fuerzas, y luego la abusó. Tras el hecho, amenazó telefónicamente a la adolescente para que no realice la denuncia.

En las últimas horas, el fiscal del caso Gastón Liotard, la defensora de los derechos del Niño y el Adolescente y el abogado del acusado llegaron a un acuerdo, en el que el sujeto se declaró penalmente responsable.

​La jueza de garantías Patricia Lupica Cristo declaró penalmente responsable al hombre por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo.

Ahora, el imputado se encuentra con prisión preventiva y en los próximos días se determinará la pena.





Comentarios