Trabajan en el paraje Quilca unos 150 brigadistas y tres helicópteros del Plan Nacional del Manejo del Fuego.


Unos 150 brigadistas y tres helicópteros del Plan Nacional del Manejo del Fuego (PNMF) combaten un incendio en el paraje Quilca, a 40 kilómetros de la localidad neuquina de Aluminé, que arrasó 160 hectáreas de bosque nativo.

Si bien el incendio está controlado, estiman que necesitarán tres días más para extinguirlo por completo.

El secretario de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara, informó este lunes que el incendio comenzó el fin de semana por la caída de un rayo pero “se pudo controlar a tiempo y no alcanzó a ocasionar daños humanos ni materiales”.

“El incendio involucra un área de pronunciada pendiente, lo que dificulta las tareas”, dijo el funcionario y explicó que “el foco está rodeado y contenido, lo que resta es enfriarlo con agua y al mismo tiempo ir haciendo pequeños cortafuegos a pala para evitar que se siga expandiendo”.

Lara detalló que “las llamas afectaron un área de aproximadamente 160 hectáreas” en las que hay “un bosque nativo en el que abundan los grandes pastizales, ñires achaparrados por la altura y algunas araucarias”.






Comentarios