El proyecto busca concientizar sobre las fuentes renovables de energía.


La escuela primaria 109 de la ciudad de Centenario, (a 30 km. de Neuquén) se convirtió este domingo en el primer centro educativo urbano con paneles solares que conecta la energía generada directamente a la red de distribución del servicio, informó el gobierno de la provincia.

Gentileza.

El Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) tuvo a su cargo la puesta en marcha del nuevo sistema fotovoltaico conectado directamente a la red de distribución del servicio, utilizando la nueva tecnología de “generación distribuida”.

El equipamiento se instaló en un sector del patio de la escuela provincial 109 a nivel del piso, lo que permite conocer de cerca y concientizar sobre el uso de las fuentes renovables de energía y cuenta con 20 módulos de 250 vatios cada uno y un equipo inversor, con una potencia instalada de 5 kilowatts.

El presidente del EPEN, Francisco Zambon explicó que “el proyecto global busca colocar una buena cantidad de potencia fotovoltaica en una red de baja tensión para ver cómo es su funcionamiento”.

Dijo que “el objetivo no solo es que genere energía, sino que sea demostrativo, por eso se hizo en la escuela 109 que tiene un gran patio, con buena insolación, y sobre el piso para que los chicos puedan verlo, familiarizarse con la tecnología y sea aun lugar de encuentro para otras escuelas, u otros establecimientos de la zona”.

Las docentes de la escuela destacaron que les parece “una oportunidad buenísima, porque permite que aquellos chicos que no tenían conocimiento ni acceso a este tipo de tecnologías, lo puedan tener”.

El proyecto se concretó en el marco de un programa del Consorcio Público Privado, denominado IRESUD-RI integrado por el EPEN, la Universidad Nacional de San Martín en Buenos Aires y la empresa ALDAR, especializada en proyectos fotovoltaicos.




Comentarios