Fue durante la represión del 26 de octubre por la toma de viviendas.


Vecinos de la toma Obreros Argentinos del barrio Confluencia iniciaron una causa penal contra la Uespo, la unidad especial de Policía porque le perforaron un ojo a un joven de 30 años durante la represión por desalojo del pasado 26 de octubre.

La víctima fue identificado como Franco Borda Vargas, quién se encontraba reclamando por las viviendas en lo que fue una segunda represión de la toma. El hecho ocurrió alrededor de las 17 horas mientras las familias se encontraban realizando una reunión en un predio al fondo del barrio.

La abogada querellante, Micaela Gomis contó que los policías no le exhibieron una orden judicial de desalojo ni que existió una intimación previa para que los vecinos abandonen los terrenos.  “De forma sorpresiva llegaron dos camionetas de la Uespo, bajó una cantidad importante de efectivos, quienes empezaron a acorralarlos y reprimirlos de manera brutal“, relató la letrada al medio local IMneuuqén. 

La abogada indicó que los efectivos dispararon con escopetas, balas de goma, hondas con las que tiraban bolas de acero de rulemanes y gases lacrimógenos. En pleno conflicto, Vargas recibió un disparo directo a la cara de parte de un policía que se encontraba a corta distancia. Los vecinos trasladaron al joven al hospital Castro Rendón donde tuvo que someterse a una operación en su ojo izquierdo.

Los médicos informaron que Vargas deberá someterse a otras intervenciones quirúrgicas pero a la fecha no tiene visión. Además de Franco, los vecinos denunciaron que hubo otras personas que presentaron lesiones. Gomis informó que se presentó la denuncia junto a fotografías e imagenes y videos que refuerzan la embestida policial.




Comentarios