Los automovilistas se enfurecieron y hasta lo desafiaron, pero fue cuestión de minutos para que comprendieran que les estaba salvando la vida.


Un capataz, que realiza el mantenimiento en el tramo que une Villa La Angostura y Bariloche, fue el que decidió cortar el tránsito unos minutos antes de que se produzca el derrumbe en el tramo de la Ruta Nacional 40.

El hombre tomó la medida, a pesar de la bronca de los automovilistas y los turistas que querían pasar, pero observó que algo salía de la grieta y eso lo inquietó. Se trata de Alejandro López, quién afirma conocer el lugar “como la palma de su mano” . Además, el capataz sostuvo que tipo de desprendimientos es bastante común durante esta época del año. Sin embargo, esto era algo diferente.

Alejandro López, el hombre que evitó una catástrofe al cortar la Ruta 40 antes del derrumbe.

Junto al inspector de Vialidad Nacional, que lo acompañaba en la recorrida advirtieron “que se había formado una hendidura demasiado profunda en la enorme formación rocosa”, lo que les hizo intuir lo peor.

Derrumbe en Villa La Angostura.

Fue en ese momento en donde ordenó cortar la Ruta de ambos lados y sus compañeros dela empresa Coarco bloquearon rápidamente el paso de los vehículos. Luego, López se subió a su camioneta y la cruzó del otro lado.

Pero los conductores no podían comprender la magnitud de lo que estaba por suceder y empezaron a insultarlo, se enfurecieron porque se les cerró el paso y hasta desafiaron a López, pero este no cedió. El hombre se encontraba seguro de que algo malo podía ocurrir por eso insistió y fue determinante en su decisión.

Pasaron unos minutos para que todos se quedaran anonadados al ver la enorme masa de piedra desbarrancar hacia el suelo. A las 15.03, la tierra tembló a la altura del kilómetro 2094 de la Ruta Nacional 40, informó el diario Río Negro.

“Cuando cortamos la ruta, la gente quería avanzar a toda costa”, relató López. “A los gritos les pedía a los que habían quedado del otro lado que buscaran un lugar seguro para protegerse. Subí a la camioneta y la atravesé sobre la ruta para que no pasaran. La gente estaba loca. Querían pasar sí o sí”, continúa el relato. 

“Unos turistas chilenos bajaron de un colectivo furiosos para que los dejara pasar porque pobres llevaban como cuatro o cinco días esperando en Bariloche para cruzar a Chile”, recordó el capataz.

Alejandro trabaja en la empresa Coarco y tiene a su cargo el mantenimiento de la Ruta Nacional 40, en el tramo que va desde Dina Huapi hasta el ingreso al complejo aduanero argentino, en el paso internacional Cardenal Samoré. También esta encargado del tramo de la Ruta Nacional 237 pasando Collón Cura.





Comentarios