Durante el fin de semana un compilado de supuestos audios de WhatsApp sirvió de fuente y prueba suficiente para que algunos medios de comunicación local tejieran un relato alrededor de presuntas irregularidades en la entrega de carnets de conducir en el Centro Cívico.


Los recortes de los medios insinuaban un entramado que no explicaban en el que supuestamente un funcionario cometía un delito que no estaba especificado, dando a entender situaciones que no quedaban expresamente señaladas, colmando su relato con potenciales y presuposiciones que, a falta de argumentos o explicaciones válidas, apelaban a presunciones y no mucho más.

Tan imprecisas como el párrafo anterior fueron las acusaciones que pesaron sobre Maximiliano Bottiglieri, a cargo de la Dirección de Control Urbano durante este fin de semana. El audio incluso habilitó a los operadores a sostener que Bottiglieri presentaría su renuncia a raíz de la “investigación” que destapaban las grabaciones.

Las acusaciones surgieron cuando una investigación por narcotráfico la semana pasada derivó en el secuestro de licencias de conducir apócrifas. En aquella oportunidad el propio Bottiglieri señaló que se ponía a disposición de la Justicia para entregar la información que fuera necesaria para la causa.

Además, la fiscal general Analía Duarte negó que el procedimiento fuera un allanamiento y desestimó que el tema de las licencias fuera cosa de toda la Municipalidad. A lo sumo, dijo, podría tratarse del caso de un “empleado infiel”.

En ese contexto, fue el intendente Facundo López el que efectuó este lunes diferentes declaraciones acerca del episodio, al que brindó una relativa relevancia a sabiendas del lanzamiento de operaciones mediáticas buscando mellar su imagen en un año electoral que lo tendrá como el contendiente a derrotar por aquellos que aspiren a la intendencia en el distrito.

López tuvo duros términos con lo que llamó “operación política” y descalificó al medio digital que la divulgó. El jefe comunal considero como “muy raro el episodio policial”. “El jefe policial se manejó por encima de lo que la Justicia había requerido y lo considero una animosidad política, y así lo voy a elevar a la superioridad, formalmente”, aseguró.

“Terminó siendo un procedimiento mediático: antes de llegar la Policía ya estaban los medios y luego aparece alguna página digital con cosas que nadie sabe de dónde salen ni la verosimilitud de lo que se afirma. Incluso supuestos audios que involucran a supuesta personas, y nada de eso está comprobado, no hay una causa al respecto”, indicó el intendente.

“Hicieron una gran operación mediática y por lo menos el jefe de la DDI tendrá que dar explicaciones, y más arriba el ministro”, aseguró López.

“Considerando que hay espías por todos lados, y por fuera del sistema democrático, no me extraña que pase esto hoy en Necochea teniendo en cuenta que hay un poder político que está hoy afuera del sistema y quiere acceder a la Intendencia”, dijo López El intendente califico de “burdo” el operativo policial y del mismo modo a “toda la opereta mediática que se armó”, lo que “evidencia la intencionalidad política”. Además, llamó “extorsionador” al medio involucrado en la difusión de la falsa noticia, señalando que “inventa historias en forma sistemática”.

El medio en cuestión al que López se refería es Necochea Digital, un portal de noticias que replica contenidos de Radio Maestra, y propiedad de Alejandro Silva, ex funcionario del Entur durante la aventura kirchnerista en el distrito.

La historia de Necochea Digital es la historia de un fracaso anunciado. En sus inicios la página alquiló el formato y el dominio web de otro portal digital local de amplia llegada, Diario Necochea, para captar una audiencia que no logró mantener cautiva dado que algunos inconvenientes en el pago de las cuotas de alquiler hicieron caer el acuerdo.

A raíz de ello, un nuevo medio digital se generó aprovechando lo que restaba del caudal de vistas que brindaba Diario Necochea, que además, lejos de valer por su contenido, debe buena parte de su tráfico a su nombre conformado por las dos palabras más buscadas en Google a la hora de recoger noticias locales vía web (“diario” y “Necochea”).

Necochea Digital tomó forma con una presentación que incluyó una gala y agasajo a diferentes personalidades de la ciudad. El lanzamiento prometía arrasar con todo, con equipos de periodistas, cinergia con medios radiales y contenidos multimedia nunca vistos en la ciudad. Desafortunadamente, todo quedó en promesa y el medio buscó refugiarse en la pauta política para subsistir. Como era de esperar, la mirada de Silva se posó sobre el municipio.

Sucede que había una amplia diferencia entre la autopercepción que el ex director del ENTUR tenía de su propia web y su llegada e inserción en la comunidad, y lo que la Comuna percibía de ella, en particular en su intención de promover las acciones de gobierno. La diferencia era tal que la disconformidad en el monto de la pauta publicitaria llevó a Silva a reclamar un puesto en la Dirección de Cultura, en tiempos en los que Gustavo Sunino ya poco tenía que hacer al frente del área.

“Antes de empezar a criticar a Otero en el ENTUR, el tipo ya había requerido el puesto de Director de Cultura porque quería ‘algo fijo'”, contó a diario una alta fuente de la Comuna. “Como se encontró con la negativa, quedó odiado, lo que explica muchas de las cosas que hace”.

Con “las cosas que hace” la fuente se refería a las constantes campañas mediáticas que lanza el medio (con memes incluídos) con éxito cuasi nulo: allí quedaron los cuestionamientos sobre los gastos en la Ruta del Tango, que no prosperaron en el HCD; las denuncias del ex concesionario de La Hélice o los “audios” del funcionario por las licencias de conducir, que buscaban instalar un escándalo de corrupción que pareciera estar por terminar antes de comenzar.

En el medio, sus versiones se riegan de manera limitada por la red, captando la atención de algún desprevenido y encendiendo los bríos de parte de la oposición que, en lugar de debatir ideas o proyectos con el oficialismo, apela a operaciones mediáticas para recoger un rédito político que no consigue por vía propositiva.




Comentarios