El ex sacerdote José Luis Serre fue excluido de la Iglesia Católica tras haber sido denunciado por abuso sexual de un nene.


El obispado de Mar del Plata anunció oficialmente esta mañana, luego de una conferencia de prensa brindada por su titular monseñor Gabriel Mestre y el vicario Luis Albóniga, “la exclusión en forma definitiva y total del estado clerical de José Luis Serre”, quien se desempeñó como párroco hasta 2018 en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Necochea.

Mestre aseguró que: “El caso es investigado en sede judicial con la plena cooperación del Obispado de Mar del Plata”. Al recibir la denuncia, manifestó que se: “Impuso a Serre medidas disciplinarias consistentes en: la prohibición inmediata del ejercicio público del ministerio sacerdotal y el contacto con menores de edad, al tiempo que le exigió la renuncia como párroco mientras la Santa Sede resolvía su situación”.

En tanto aseguraron que el Obispo “propició el encuentro, la escucha y la cercanía con el menor abusado y su familia, con la que colaboró en la denuncia penal ante la Justicia argentina”.

Conferencia de prensa brindada por su titular monseñor Gabriel Mestre y el vicario Luis Albóniga.

El comunicado oficial finaliza diciendo: “En línea con el pensamiento del papa Francisco queremos manifestar nuestra enérgica condena a este tipo de conductas despreciables por parte de ministros de la Iglesia”.

José Luis Serre tiene 59 años y desde 1991 era sacerdote. Su último cargo fue en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes en Necochea y en enero de 2018 había pedido licencia médica. Serre también fue administrador parroquial y estuvo en las iglesias de Santa Teresita del Niño Jesús y Nuestra Señora de Lourdes en Necochea y Nuestra Señora de Luján de La Dulce y Sagrado Corazón de Jesús de Juan N. Fernández. También fue párroco en Jesús Obrero, en Mar del Plata.

Texto del comunicado: El ex sacerdote José Luis Serre quedó excluido en forma definitiva y total del estado clerical, luego de la conclusión del proceso canónico iniciado a partir de una denuncia por abuso sexual de un menor de edad. El caso es investigado en sede judicial con la plena cooperación del obispado de Mar del Plata.

Al recibir la denuncia, el obispo diocesano, Mons. Gabriel Mestre, impuso a Serre medidas disciplinarias consistentes en: la prohibición inmediata del ejercicio público del ministerio sacerdotal y el contacto con menores de edad, al tiempo que le exigió la renuncia como párroco mientras la Santa Sede resolvía su situación.

El obispo propició el encuentro, la escucha y la cercanía con el menor abusado y su familia, con la que colaboró en la denuncia penal ante la Justicia argentina. A ésta se remitió la totalidad de las actuaciones que sobre el caso se reunieron en la sede eclesial para que se haga justicia.

En línea con el pensamiento del papa Francisco queremos manifestar nuestra enérgica condena a este tipo de conductas despreciables por parte de ministros de la Iglesia. Seguiremos buscando un camino de acompañamiento posible para el menor y su familia en fidelidad al evangelio de Jesucristo.

Con profundo dolor por este aberrante hecho queremos renovar el compromiso de continuar trabajando en la prevención para garantizar la protección de los menores y adultos en situación de vulnerabilidad.

Mar del Plata, lunes 8 de abril.




Comentarios