Los malvivientes se vieron obligados a interrumpir el robo, al enterarse que el personal policíal había tomado conocimiento y se dirigia a concurrir al lugar.


El frustrado robo ocurrió en la estación de servicio ubicada en el Km 2 de la Ruta Nacional 228.

El camionero, Manuel Muñoz, de 32 años, fue sorprendido por dos sujetos que se desplazaban en una camioneta Volks Wagen Amarok y un SUV.

El camionero desciende de su camión, de un Ford Cargo dominio GTA 050, para calentar el agua para el mate, cuando fue reducido por los delincuentes a punta de pistola, obligándolo a quedarse en el interior de la cabina del transporte.

Una vez que delincuentes y la víctima ascendieron al camión, partieron rumbo a la localidad de Tres Arroyos, seguido por los otros vehículos de apoyo en los que habían llegado.

Una vez en el camino y transcurrido un tiempo, fueron los responsables de la empresa quienes intentaran comunicarse con el chofer y, al no tener respuesta alguna, dieron aviso al 911 y bloquearon en forma satelital el suministro de combustible al motor de la unidad. Con sólo el combustible de las cañerías del chasis, continuaron hasta el Km 19, hasta llegar a la entrada de un camino vecinal, en donde decidieron abandonar el transporte y a la víctima y se dieron a la fuga.

La policía enterada de la situación, dieron aviso a las distintas seccionales de la zona en pos de interceptar a la banda armada.

Afortunadamente la carga fue recuperada en forma total, pero al chofer lo despojaron de un maletín que contenía documentación y una suma de un mil pesos en efectivo, dinero destinado al pago de los viáticos del chofer.

El transporte fue secuestrado y trasladado a la sede de Vial Quequén y la investigación de lo sucedido quedó en poder de la DDI y el fiscal Horacio Sirimarco.




Comentarios