Soledad Herrera, la auxiliar de la Policía de Mendoza que ignoró una llamada al 911 que alertaba el femicidio de Florencia Romano (14), fue condenada este viernes a tres años de cárcel en suspenso.

//Mirá también: Caso Florencia Romano: definirían en una audiencia preliminar la suerte de la policía que ignoro el llamado al 911

Fue durante un juicio abreviado que se cerró por videoconferencia que la mujer recibió la condena por el juez David Mangiafico. Herrera fue juzgada por dos delitos: abandono de persona seguido de muerte e incumplimiento de los deberes de funcionario público, en contexto se violencia de género.

La auxiliar de la Policía atendía las llamadas que ingresaban al Centro Estratégico de Operaciones (CEO), a través del 911. Y se encontraba cumpliendo función el día que una persona llamó y alertó una situación de violencia en una vivienda de Maipú, precisamente donde Pablo Arancibia asesinó a la menor el 12 de diciembre de 2020.

Herrera atendió ese llamado que ingresó al 911, pero cortó la comunicación sin una razón, no le dio curso al llamado, lo que la complicó aún más y tampoco avisó al jefe de CEO la advertencia que recibió.

Es que si una movilidad hubiese llegado a tiempo a la casa ubicada en el callejón Berra de Maipú, el caso podría haberse resuelto casi de forma inmediata.

//Mirá también: Tras condenar al femicida de Florencia, destituirán y juzgarán a la policía que cortó el llamado al 911

La mujer ya fue expulsada de la fuerza policial en junio pasado por el hecho y aceptó ser culpable de los delitos como cierre del acuerdo al que llegaron el abogado defensor con la jefa de la Fiscalía de Delitos no Especializados.