Alertan a los propietarios por esta nueva modalidad. ¿De qué se trata? ¿Cómo evitarlo?


El robo de autos gracias a un inhibidor de frecuencia de alarmas se está haciendo cada vez más frecuente en Mendoza.

¿Cómo funciona esta nueva modalidad? Los ladrones se esconden en las proximidades del vehículo y accionan un inhibidor de frecuencia justo cuando el propietario presiona el botón para cerrar su auto con alarma. De esta manera, el delincuente anula la orden. Y así nunca se cierra. Es el robo perfecto. Sin ruidos y sin dejar rastro.

El jefe de Policía de Mendoza, Roberto Munives, se refirió a esta modalidad en declaraciones a radio Nihuil: “El año pasado tuvimos varios casos, incluso varios casos esclarecidos, algunos en la etapa de tentativa. Hubo dos en supermercados donde el personal policial que estaba apostado cercano vio la actitud sospechosa de estos vehículos y al requisarlos encontró aparatos de comunicación, tipo handie”.

Por precaución, piden cerciorarse que las puertas del vehículo queden bloqueadas tras colocar la alarma.

“Nosotros recomendamos a la comunidad que al momento de tener este tipo de vehículo y colocar la alarma se cercioren de que una vez colocada la alarma la puerta quede bloqueada. Es decir, tocar la apertura de la puerta. En caso que noten una situación anómala o sospechosa inmediatamente llamar al 911″, agregó Munives.

Ante la pregunta de si es fácil conseguir estos aparatos, afirmó: “Se consiguen en las casas de ventas de aparatos de comunicación, en valores que van de los 1.500 hasta los 5 mil pesos. Hay que tener un conocimiento tecnológico para saber el rango en que trabajan las alarmas, en la frecuencia en que están trabajando, si es VHF o UHF y a partir de ese momento el trabajo pasa a hacer más simple para el malviviente”.

“En estos casos lo hacen para sustraer los elementos que quedan dentro del vehículo, también estos inhibidores sirven para las alarmas de casa”, advirtió al final Munives.






Comentarios