En la noche del jueves se desató un diluvio en la provincia y las calles se inundaron en muy pocos minutos. 


El sol y las altas temperaturas dijeron presente durante toda la jornada del jueves, hasta que por la noche las nubes comenzaron a copar el cielo mendocino. Alrededor de las 23 empezó la lluvia que en pocos minutos se convirtió en una gran tormenta que afectó a varios departamentos del Gran Mendoza. 

Las calles de algunos barrios se inundaron por completo y esto provocó que las acequias colapsaran y que varias ramas de distintos árboles cayeran sobre calles y veredas. Las principales calles del centro mendocino colapsaron en muy pocos minutos. 

Estas son las imagenes que compartieron los mendocinos en sus redes sociales:






Comentarios