El hombre de 58 años cayó de cuatro metros de altura y quedó parapléjico. Los médicos le dijeron que "no hay nada más por hacer".


Ramón Rodríguez, de 58 años, tuvo un grave accidente en San Rafael tras caerse de un techo de cuatro metros de altura. Como consecuencia del golpe el hombre se fracturó varias costillas, la novena vértebra y estallido de médula espinal.

A través de las redes sociales, Lucía Oses, nuera de Rodríguez, denunció que los médicos del hospital Schestakow lo tuvieron más de un mes internado, se negaron a trasladarlo al Hospital Central y luego lo mandaron a su casa con la excusa de que ese lugar “no era un hotel”.

“Esto es un abandono de persona. Lista y llanamente. Lo dejaron tirado como un animal en su casa. A él lo deberían haber trasladado el mismo día que ingresó para que lo vea un médico en el Hospital Central y lo operaran en cuanto pudieran. Ahora está internado en el hospital Enfermeros Argentinos de Alvear por un virus hospitalario. En unos días más le tienen que dar el alta y lo quieren enviar de nuevo a su casa, pero ahí no puede vivir. El lugar es muy precario y está expuesto a contraer cualquier infección”, señaló la joven. 

Lucía denunció también que “no podemos hacer la denuncia legal” porque desde el Hospital Schestakow se niegan a darles la historia clínica. “Fuimos varias veces a pedir la historia clínica y hablar con algún médico. Ahora todos se esconden. Desde el director para abajo, nadie da la cara, excepto algún enfermero para maltratarnos y decirnos que nos vayamos”. 

El director del Hospital Luis Vergani explicó en declaraciones a Mendoza Post que “la familia ya sabía que el hombre iba a quedar parapléjico” y como tenía una herida en tórax, no lo podían operar.

Y contratacó: “La hija nunca vino a verlo y el único que mas o menos venía era el hijo. Más allá de eso lo importante es que el paciente ya tiene todo un circuito armado”, arremetió.






Comentarios