La modalidad Non-stop consiste en salir y llegar a la cima lo más rápido posible. Trece mendocinos entrenaron todo el año para lograrlo. 


Trece mendocinos entrenaron durante todo el 2018 para subir a la cima del Aconcagua lo más rápido posible. El domingo 23 de diciembre, cuatro mendocinos lograron hacer cumbre en 15 horas bajo la nueva modalidad de Non-stop. El objetivo es salir y hacer cumbre en un corto periodo de tiempo. Cada vez más personas se animan al Mountralismo, según informa Los Andes.

Sergio Furlán, profesor de Educación Física y guía de montaña en Mendoza, comenzó a explicar lo siguiente: “Mountralismo es una alianza que nace de dos pasiones: el running y el montañismo. Nos dimos cuenta que los montañistas ya no pasaban tanto tiempo en la montaña y los corredores por el contrario iban cada vez más a la montaña. Así nació la idea de Non-stop”.

“Killian Jornet es el mejor del mundo en esto y esta modalidad la incorporé gracias a él. El en ese momento hizo el récord del Aconcagua en esta modalidad. En realidad todas las subidas que se habían hecho de esta manera al Aconcagua eran de guías de montaña. Pero nunca se había hecho por un grupo de gente que no es montañista y que a lo largo de un año se entrenó para poder afrontar el desafío“, explicó Furlán.

Sergio Furlán creó esta nueva modalidad

Según detalló Sergio Furlán, el entrenamiento comenzó a principio de año: “arrancamos con un grupo de 13 personas, de los cuáles 4 pudieron hacer cima. Esto empezó en marzo con una convocatoria que reunió a 25 interesados. Empezamos a hacer una adaptación con cerros de 3.000, 4.000 y 5.000 metros. Esto era prácticamente todos los fines de semana. Se salía un día sábado y a la semana siguiente un domingo. Así pasaron por el San Bernardo (4.500 metros), el Setpanek (+4000), Vallecitos/Rincón (5.500), Cadenita completa (4.000), Franke (5.000) y el Plata (6.000), teniendo en cuenta que algunos se repitieron”.

“A la cumbre pudieron llegar cuatro. El primero de los participantes quedó en Nido de Cóndores a 5.400 metros, hubo otras tres chicas que quedaron en Cólera a 6.000 metros, otros tres bajarlos desde Portezuelo del Viento a unos 6.500 metros, quedó uno más a 6.700 en La Cueva y cuatro llegaron a la cumbre. Nosotros vinimos a darle una alternativa a la gente que le gusta el montañismo pero que no tiene ganas de pasar muchos días en la montaña y la gente que es corredor pero se ha cansado de las carreras tradicionales“, concluyó el guía de montaña.






Comentarios