La OAL fue a quitarle el bebé a una madre haitiana que, en situación de calle, quería llevarse el niño antes de tener el alta. La doctora intervino, la mujer extranjera la mordió y es portadora de VIH.


El pasado martes una mujer haitiana dio a luz en el hospital Lagomaggiore de  Mendoza. El pequeño permanece en neonatología, aunque su madre está en situación de calle y no cuenta con los medios necesarios para mantener a su hijo.

Aunque la relevancia del caso ahora pasa por el estado de salud de Cristina Barros (57), la doctora que fue agredida y mordida por la mujer haitiana.

Barros está de licencia ya que fue sometida a diversos estudios médicos ya que que mujer haitiana es portadora de VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana – en inglés HIV). 

La versión de la médica damnificada aseguró haber sido mordida, lo que le provocó un hematoma y una pequeña escoriación en la piel. “Además, como la madre tiene código de HIV, los médicos de la ART me dieron los anti retrovirales”, explicó.

Así quedó el brazo de la médica mendocina mordida por la madre haitiana.

A lo que agregó: “Tenemos normas y protocolos pero para cuando tenés una población relativamente normal, pero la agresión es mucha ahora; para mí es crónica de una muerte anunciada”, se lamentó la profesional.

“Vivimos con drogadictas todo el tiempo; un día una va a entrar con una faca o un revólver y nos va a pegar un tiro”. La frase corresponde a una médica pediatra y surge en el contexto menos esperado: el área de maternidad del hospital Lagomaggiore. 

Barros tiene 25 de servicio en el área de salud pero dice que nunca en su carrera vio tanta violencia en su lugar de trabajo como en los últimos años. Su testimonio a MDZ llega 24 horas después de ser atacada en la sala de maternidad.

“Cuando yo fui a la sala la mujer ya estaba violenta y fuera de sí. Fuimos con la jefa de servicios, pero la mujer no quería dejar al bebé; yo le decía que se fuera y que dejara el bebé porque llovía y que podía buscarlo al día siguiente, pero ella hacía como que no entendía”, reseña la médica. 

Tras contener a la agresora los médicos la sedaron, pero la calma duró poco ya que una media hora después la mujer regresó a la sala para intentar recuperar al bebé. Fueron finalmente madres que se encontraban en el lugar quienes la detuvieron y le impidieron el paso hasta que la Policía se la llevó del lugar.

Desde el Lagomaggiore admitieron el hecho, aunque de alguna manera suavizado ya que la que tuvo la mujer haitiana es la reacción que cualquier madre tendría en caso de que quisieran quitarle a su hijo, consideraron.

Autoridades del hospital Lagomaggiore

Mario Bustos Guillén, director del hospital Lagomaggiore.

“La mujer, como cualquier otra a la que le sacan el bebé, se puso nerviosa, lo agarró fuerte y hubo una especie de forcejeo”, confirmó el director del Lagomaggiore, Mario Bustos Guillén.

“Como ella no tiene casa, ni medios para cuidar a su bebé, interviene el OAL para llevárselo en custodia”, fundamentó.

Si bien Bustos Guillén reconoció que pudo haber habido rasguñones y tarascones propios de una situación como tal, minimizó el hecho.

Ubicación de Haití​

Ubicación de Haití






Comentarios