Cerca de dos mil personas se arriman al predio de Colonia Bombal. Finqueros cambian sus verduras por mercadería, ropa y zapatos.


Ha vuelto a Mendoza el auge de los trueques, un fenómeno que surgió con fuerza en la crisis del 2001, que fue creciendo durante un par de años hasta que finalmente se abandonó.

Aunque por estos meses, producto de la profunda crisis económica que atraviesa el país, ha vuelto a tomar vida. En un predio de Colonia Bombal, de Guaymallén, alrededor de dos mil personas, entre ellos muchos finqueros, acuden los sábados a trocar verduras por ropa u otros productos de la canasta básica. 

Finqueros se arriman al predio para ofrecer sus verduras a cambio de ropa y zapatos.

Rosmery Sandoval, coordinadora del trueque, explicó en declaraciones a radio Nihuil: “La idea del trueque surgió en el 2001 porque ya estábamos entrando en crisis, no tanto como ahora pero si estábamos entrando en crisis. La gente del campo era la más castigada”.

El trueque funcionaba sólo los sábados pero en octubre lo hará también martes y jueves.

“En este tiempo que entramos al nuevo gobierno, fue cuando empezó la inflación, la gente empezó a venir más, en la chacra no alcanza la plata porque hay gente que tiene cinco o seis hijos que estudian, ellos traen verduras de buena calidad, la gente de ciudad lleva mercadería, ropa, zapatos, cosas de la casa y lo cambian por verdura”, agregó.

Este trueque se encuentra ubicado en calle Don Bosco, a cien metros de la ruta 20. Solo abre los sábados y en octubre funcionará también los martes y jueves. Los fines de semanas reúne alrededor de dos mil personas.


En esta nota:

Mendoza Crisis Economia Pobreza


Comentarios