Tras haber sido reelectos por votación directa, Daniel Pizzi y Jorge Barón asumieron al frente de la UNCuyo hasta 2022. 


Los ingenieros Pizzi y Barón asumieron el Gobierno de la Universidad hasta el 2022, tras haber sido reelectos por votación directa con un respaldo mayoritario de todos los claustros universitarios el pasado junio. En homenaje a todos los jóvenes y a la proyección que implica el conocimiento de la mano de la universidad pública, Pizzi pidió que para este segundo mandato le tomara el juramento la estudiante de Ciencias Aplicadas a la Industria, Agustina Ravotti, una de las mejores promedios de la Casa de Estudios.

El Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, acompañó a las autoridades universitarias en la ceremonia que se celebró en una repleta sala Chalo Tulián, en la Nave Universitaria. Participaron autoridades universitarias y gubernamentales, docentes, personal de apoyo académico, estudiantes y familiares.

Luego de constituirse la mesa académica con el rector, vicerrector y los 12 decanos de las facultades, el acto comenzó con la lectura de resolución del Consejo Superior que designa a las nuevas autoridades en su cargo. Allí Pizzi tomó juramento como vicerrector a su compañero de fórmula Jorge Barón. Ambas autoridades, a su vez, entregaron la copia de resolución de designación a los nuevos decanos, quienes asumirán en sus funciones entre el viernes 17 y el martes 21 de agosto.

También participaron de la asunción el titular de la DGE, Jaime Correas; el ex rector de la UNCuyo Armando Bertranou; los intendentes de la Ciudad de Mendoza, Rodolfo Suárez; de Las Heras, Daniel Orozco; de Tupungato, Gustavo Soto, y de Rivadavia, Miguel Ángel Ronco. Decanos y vicedecanos salientes y entrantes; miembros de los Consejos Superior y Directivos; autoridades del ITU, del Hospital Universitario, secretarios del Rectorado y facultades.

En ese ámbito Daniel Pizzi hizo referencia a historia y a una vida ligada a la Universidad; primero como alumno del Liceo Agrícola, luego como estudiante de la Facultad de Ciencias Agrarias, y posteriormente en sus facetas profesionales como docente, investigador y en la gestión hasta llegar a conducir el Rectorado.

“Es un inmenso orgullo seguir representando a la UNCuyo, y haber sido revalidado para esta tarea justamente en el año del centenario de la Reforma Universitaria que sentó las bases y marcó el rumbo para que en nuestro país la educación superior fuera una instancia democrática, bajo la impronta del cogobierno; pero también autónoma, laica y gratuita. Esas son las banderas históricas que defendemos y a las que hemos sabido sumar luego las de la inclusión social y el nivel académico”, expresó el ingeniero agrónomo.

Al respecto destacó el doble impacto que representa comenzar un nuevo período en la Universidad, “no sólo por la obligación y responsabilidad institucional que ello implica, sino –y fundamentalmente- porque soy un claro ejemplo de la educación pública de este país; y por ello, mi compromiso con estos valores son, en sí mismo, una declaración de principios inalterable“.

Pizzi continuó su discurso poniendo énfasis en su vínculo con la Universidad: “Soy un hijo agradecido de la UNCuyo, que hizo toda su carrera en esta Casa y que ahora simplemente busca devolver todas las oportunidades que ella me brindó: multiplicándolas para que cientos de miles de jóvenes como era yo hace un tiempo tengan las mismas chances”.

En ese sentido indicó que si no hubiera existido el sistema educativo público argentino, difícilmente sus padres hubieran podido darles a él y sus hermanos la educación que recibieron. “Ese fue el punto de partida, la igualdad universal de acceso garantizada por el Estado, sobre la que mi familia nos inculcó también la cultura de la responsabilidad y el esfuerzo individual, indispensables para la obtención de cualquier objetivo personal o colectivo”.

Tras concluir un período de 4 años al frente de la Universidad el Rector afirmó: “No estoy ni cansado ni satisfecho. Quiero más para la UNCuyo. Creo tener la fuerza y la disposición para seguir aportando a su consolidación y crecimiento ahora más que nunca en un mundo cambiante y de insospechado sesgo tecnológico al que debemos comprender para intervenir, de la mano de la innovación y la vinculación como herramientas capaces para completar la amplia gama de labores que en diversos ámbitos y disciplinas llevamos y seguiremos llevando adelante como institución educativa”.




Comentarios