Puede pasar hasta 25 años de prisión. La estrategia de la defensa y todo lo que puede suceder en el juicio.


Por estas horas se desarrolla el juicio a Julieta Silva que tiene en vilo a todo Mendoza. Silva es la única imputada del caso de la muerte de Fortunato, un joven rugbier que falleció atropellado por el auto de Silva. Los años de cárcel dependerán de la carátula: homicidio simple con dolo eventual (de 8 a 25 años) y/o homicidio culposo (es decir, un accidente, con un máximo de sentencia de 5 años). Aquí las claves para entender qué puede pasar en el juicio.

¿Quién es Julieta Silva? 

Silva está separada; es empresaria, madre de dos hijos y jugadora de hockey. La mujer de 30 años que el sábado atropelló y mató al rugbier Genaro Fortunato (25) en San Rafael. Estaba en libertad a la espera del juicio que empezó hoy.

Los hijos de Silva tienen 5 y 10 años. El padre de los niños es un conocido empresario de San Rafael, dueño de una tradicional cadena de librerías en el principal departamento del sur mendocino. Estaban separados desde hace poco más de un año.

Poco tiempo después habría comenzado con Fortunato una relación sentimental “enfermiza y violenta”.  Así la calificaron conocidos de la pareja, más allá de que el padre de la víctima negó conocer a Silva, quien jugaba al hockey sobre césped en el club Banco Mendoza.

Según las amigas de Silva, cuyos perfiles en las redes sociales fueron cerrados, Fortunato hace un tiempo la venía acosando y molestando. Sin embargo, no existen denuncias judiciales que permitan comprobar esa afirmación.

La mujer es además dueña de un negocio de venta de indumentaria deportiva ubicado en avenida Quiroga y Balloffet. También es propietaria de un Fiat Idea color gris, con el que un sábado fatídico atropelló y mató al joven, presuntamente por celos.

La madrugada de la tragedia: En la madrugada del 5 de septiembre de 2017, Silva y Fortunato salieron a bailar al bar “La Mona”, de San Rafael. Salieron alrededor de las 5 de la mañana bajo una intensa lluvia. Genaro, según las cámaras de seguridad, estaba ebrio. Ella había tomado alcohol, pero en menor cantidad.  Ambos mantuvieron una acalorada discusión al dirigirse al auto que estaba estacionado sobre calle El Chañaral. Julieta tomó el mando, pero Genaro intentó disuadirla desde afuera del vehículo. Cayó al suelo segundos más tarde, tras correr a la par del vehículo. 

Las pericias: Según los primeros estudios, la imputada salió con su auto que estaba estacionado en el carril derecho, hizo 150 metros, giró en U y volvió en dirección a la ruta. El chico estaba en el piso reponiéndose y es ahí cuando ella lo atropelló y lo arrastró más de tres metros hasta que se detuvo. 

Julieta Silva giró en U y volvió en dirección a la ruta. Genaro estaba en el piso reponiéndose y es ahí cuando ella lo atropelló

Las imputaciones: En una primera instancia, la fiscal Andrea Rossi imputó a Julieta Silva por “homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía y en concurso ideal”, por lo que quedó detenida y fue trasladada a la penitenciaría de San Rafael.

¿Tiene problemas de vista?: Una serie de pericias determinó que Silva padece astigmatismo de -3 en ambos ojos, algo que la obligaba a utilizar anteojos para conducir. Más tarde se constató que la muchacha no tenía una visión óptima en el vehículo por las condiciones climáticas de aquella fatídica noche.

La estrategia de la defensa de Silva: buscarán comprobar que la muerte de Fortunato fue producto de una accidente. Julieta no llevaba anteojos para conducir y la baja luz del lugar, sumada la lluvia que caía esa noche, hacen un combo de argumentos firmes.

La estrategia de la defensa de Silva apunta a que la muerte de Fortunato fue un accidente.

La posición de la familia Fortunato: Aseguran que Julieta tuvo la intención de pisarlo y que “no hizo nada para que esto no sucediera”. A favor de la familia Fortunato está la versión del cuidacoches, quien afirma que hizo señas para que Silva detuviera su marcha. 

Otro dato que actuará a favor de los Fortunato, es que Silva mintió a la Policía al decir que no sabía quién era.  


En esta nota:

Mendoza Juicio Condena


Comentarios