Se trata de un gato, que fue encontrado oculto entre dos paredes durante una demolición de una casa de principios de siglo.


En el museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Cornelio Moyano de la Ciudad de Mendoza se encuentra exhibida al público una momia muy particular. 

Es un gato que fue encontrado oculto entre dos paredes, durante el proceso de demolición de una antigua casa mendocina de principios de siglo pasado. 

“Por el lenguaje corporal, está claro que el gato estaba vivo cuando ingresó a la pared y murió desahuciado”, cuenta a Diario La Nación el antropólogo salteño Leonardo Mercado, colaborador del área de arqueología del museo. 

“Lo más curioso fue entender la manera en la que había sido momificado”, dice el investigador, refiriéndose al ejemplar que ya integra la muestra sobre “técnicas de conservación” del museo, curada por el taxidermista Aranguez.




Comentarios