El soldado quedó malherido cuando intentó tomar la casa del gobernador inglés y ella le salvó la vida. Este miércoles volverán a verse las caras en Mendoza.


La enfermera que atendió al primer herido de la guerra de Malvinas, se reencontrará este miércoles por primera vez con aquel soldado al que le salvó la vida, en la ciudad mendocina de General Alvear, donde vive la mujer, a pocos días de un nuevo aniversario del conflicto bélico.

Se trata de Marisa Alejandra Peiró, quien el 2 de abril de 1982 era una joven de 18 años oriunda de General Alvear, aspirante de enfermería naval y formaba parte de la guardia en el hospital de Puerto Belgrano en Bahía Blanca, informó la comuna mendocina.

Hasta allí llegó el cabo segundo Ernesto Urbina, luego de quedar gravemente herido al tomar la casa del Gobernador inglés en Puerto Argentino el 2 de abril de 1982 e intentar socorrer al capitán de corbeta Pedro Giachino.

Urbina fue conocido desde entonces como el primer herido de la guerra y Marisa la encargada de atenderlo, dando inicio a la mayor experiencia de su profesión.

Luego de 36 años la enfermera y el soldado se volverán a ver las caras para recordar un momento que marcó sus vidas.

El encuentro fue organizado por el municipio de General Alvear, a través de su intendente Walther Marcollini, dado que la mujer, quien pasó muchos años viviendo en Canadá, regresó el año pasado a su ciudad natal. En tanto que Urbina viajará hasta el sur de Mendoza para verla. 

Las enfermeras de la guerra de Malvinas, pese a la escasez de recursos y la inexperiencia, desarrollaron un trabajo muy valorable. “Demostramos nuestras agallas, nuestro amor por la patria. Fue muy duro para mí siendo una jovencita hacerme cargo de todo”, dijo Peiró a la prensa en un reportaje.

“Lloré mucho, quise abandonar pero dije ‘no, mi país me necesita y más mi Alvear'”, comentó la mujer cuando decidió volver a su país y su ciudad natal.




Comentarios