Marcos Mariscal estuvo más de diez días de viaje y soportó lluvias, vientos y calor. Su historia es conmovedora. 


Marcos Mariscal es un joven de 29 años que recorrió más de 6000 kilómetros para reencontrarse con su abuelo, Elías Yolando Carmona, de 92 años. El muchacho agarró la bicicleta y partió desde su casa, en Plottier, Neuquén, el 25 de febrero y llegó a San Rafael, Mendoza, el 7 de marzo. 

El joven se lanzó a esta aventura porque entre las historias que le contaba su abuelo estaban las de los traslados en bicicletas por las zonas que unen Neuquén con San Rafal y los lugares donde había trabajado el padre del ciclista.

Un día, durante una visita de Elías a Neuquén, Marcos le prometió que iría a verlo en bicicleta. “La idea del viaje surge luego que la primavera del año pasado, cuando tuve hermosas charlas con mi abuelo sobre sus anécdotas e historias de vida“, contó a Diario de San Rafael.

“Charlamos sobre lo que él hacía de joven y me contó que en esos tiempos recorría muchos kilómetros en bicicleta. En un momento yo le digo que iría a visitarlo a su casa y luego que se fue, me puse a organizar el viaje y a juntar lo que necesitaba ya que no tengo trabajo estable, entonces hice changas para juntar el dinero”, explicó sobre la organización de la aventura. 

“Fijé venir por una ruta no tradicional y por los lugares que mi abuelo me había comentado que existían y en los que había trabajado mi padre como El Nihuil. Fui por la ruta 151 hasta Algarrobo del Águila, luego por la ruta 10 pasando por la Ahumada para poder llegar. Me tuvieron que ayudar vecinos porque el GPS no me funcionaba”, contó. 

Y fue así que, entre pregunta y pregunta, conoció gente hermosa que lo ayudo e inclusive le convidaron quirquincho asado. También tuvo que soportas largas pedaleadas de mucho calor, vientos y lluvias. 

Finalmente, después de más de 10 días de ruta llegó el tan ansiado abrazo con su abuelo. 


En esta nota:

Mendoza Familia Sociedad


Comentarios