Luego de regalarle una flor por el día de la mujer, se le tiró encima, la sujetó y la besó hasta que se lo sacó de encima.


La gendarme, de 22 años, dijo que ella descansaba en una cama inflable, prácticamente vestida pues solo se saco sus borceguíes, cuando el denunciado entró, cerró la puerta y la trabó con una silla. Luego se le acercó, le dio la flor, la felicitó y se retiró a su cama. Pero instantes después volvió, se le tiró encima, le sujetó los brazos y le dio besos, según relata Diario de Cuyo.

En ese momento ella forcejeó y evitó el acecho de ese superior que también debía descansar en el mismo lugar y se lo sacó de encima.

Según la denuncia, todo pasó en la madrugada de aquel día, cuando a ambos les tocaba descansar en el casino del Escuadrón Núcleo de la Fuerza situado en Marquesado, Rivadavia.

Cuando la gendarme les comentó el hecho a sus compañeras éstas le dijeron que no era la primera vez que pasaba algo así en la institución ya que generalmente no recibían apoyo de sus superiores. En este caso, la joven le habría comentado de la desagradable situación que atravesó a uno de sus jefes.

La denuncia de la uniformada recayó en la Comisaría de la Mujer y desde allí le dieron intervención al juez de Instrucción en turno Benedicto Correa. Pero este magistrado habría decidido pasar el caso a la Justicia federal, por entender que al ocurrir el hecho en un edificio nacional no tiene competencia, señalaron.




Comentarios