Roberto Audano confesó haberla matado y haber arrojado sus restos al dique Potrerillos. Familiares de la víctima no confían en esta versión.


La búsqueda de los restos de Concepción Arregui llegó ayer a la vivienda que compartían con Roberto Luis Audano. Hasta ahora la búsqueda del cuerpo ha sido infructuosa.

La familia de Arregui pensaba que en el jardín de la casa podía estar el cuerpo porque allí había elementos que pertenecían a la víctima pero ayer no se halló nada.

Hay cuestiones que hacen sospechar del relato del acusado ya que él dice que la mató y la arrojó en Potrerillos, pero los investigadores han estado siguiendo otras pistas. Creían, incluso, que podía estar enterrada en los jardines de la casa.

El marido de Concepción Arregui confesó el crimen.

La Justicia ordenó esta medida, pidió el apoyo de especialistas, de Bomberos con maquinarias que buscaron el cuerpo de Concepción en la casa ubicada en calle Paso de los Arrieros de Las Compuertas, pero no hubo resueltos positivos.

La otra zona de búsqueda es el lago de Potrerillos, que es donde Audano señala que arrojó el cuerpo de Concepción pero aún no ha dado resultados positivos. Asimismo están esperando el arribo de un aparato automatizado que se sumerja porque aseguraran que a los 30 metros es imposible la visibilidad a simple vista de un buzo.

Audano dice que la arrojó en el medio del dique, a esa altura de la represa la profundidad es de 30, 35 metros.





Comentarios