Roberto Usinger declaró en el sexto juicio por delitos de lesa humanidad que se realiza en Mendoza. 


El ex policía Roberto Usinger admitió este jueves que perseguidos políticos estaban ilegalmente detenidos en el centro clandestino D2, donde prestaba funciones en la última dictadura, al declarar en el sexto juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en Mendoza.

Reconozco que había presos políticos en el D2 (Inteligencia de la Policía provincial), yo los veía dos o tres veces al día cuando les daba de comer o los llevaba a bañar, nunca hice traslados”, aseveró Usinger al declarar ante el Tribunal Oral Federal 1 de Mendoza.

En este sexto juicio por crímenes de lesa humanidad que se realiza en la provincia cuyana están imputados 26 integrantes de fuerzas de seguridad mendocinas, además del genocida Luciano Benjamín Menéndez, el multicondenado ex jefe del Cuerpo III de Ejército que falleció a los 90 años la semana pasada, sin llegar a una nueva sentencia.

El Tribunal integrado por los jueces Daniel Cisneros (presidente), Gretel Diamante y Alejandro Piña escucho en esta nueva audiencia tres pedidos de ampliación testimonial, entre ellos el del imputado Carlos Ledesma, ex jefe de la Compañía de Comandos de la VIII Brigada de Montaña, y además indagó a Usinger.

“Nunca le pegué a un detenido, llamé varias veces al doctor de guardia para que los revise cuando alguno estaba mal”, aseguró el policía retirado en la indagatoria.

Por su parte Ledesma se dirigió al Tribunal para proclamarse “inocente” y afirmar: “Yo nunca tuve trato con las detenidas en el casino de suboficiales. De las 36 detenidas, ninguna me identificó”.





Comentarios