Se trata de autos y camionetas policiales, además de unidades judicializadas. 


El Gobierno mandó a compactar 1.642 vehículos de San Agustín, la playa carcelaria de automóviles donde hay más de 20.000 unidades secuestradas o en desuso. Se trata de 1.472 unidades y 157 bicicletas, muchas enteras y otras ya convertidas en chatarra. Así, el Gobierno se deshará de más de la mitad del parque automotor que está ahí tirado. 

El gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo presenciará el puntapié inicial con la clara decisión de ponerle el sello de su gestión a una problemática eterna y sin solución en que se ha convertido el amontonadero de autos de la playa policial, con vehículos que llevan más de 10 años aparcados, según informa Diario UNO.

La máquina compactadora, enviada por el Estado nacional a través del Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición final de Automotores (Pronacom), ya vino en 2016 cuando apiñó unos 350 vehículos. 

Sin embargo, aquella cantidad fue simbólica respecto de los miles y miles que siguen secuestrados o abandonados en la playa.

Esta vez será una operación de cirugía mayor, aunque no suficiente para lo que quedará pendiente.






Comentarios