Una mujer estaba embarazada de mellizos y los médicos se demoraron en el parto. Uno murió.


La Justicia mendocina condenó al Hospital Lagomaggiore a pagar una millonaria indemnización a un matrimonio por mala praxis. El ehcho se produjo en 2014, cuando una mujer llegó al nosocomio embarazada de mellizos y uno murió por las erróneas decisiones de los médicos.

La jueza María Paula Calafell, del Cuarto Tribunal de Gestión Asociada, condenó al hospital a pagar $1.765.400 más los intereses ocasionados desde el 2014 hasta la fecha de la sentencia a la madre y su pareja.

El 22 de diciembre del 2014, la mujer fue hasta el Lagomaggiore con un embarazo avanzado. Allí le hicieron unos estudios y le pidieron que volviera el 28, sin embargo el 26 rompió bolsa, por lo que fue trasladada de urgencia. 

Allí fue internada y pese a que había roto bolsa, los médicos le dijeron que “los bebés eran pequeños aún”. En ningún momento le practicaron una ecografía, detallaron los peritos, informa Diario Sitio Andino. 

Estuvo internada y con dilatación. El 28 fue llevada a la sala de partos, donde los médicos le dijeron que no le practicarían una cesárea porque era mejor que los bebés estuvieran en la panza y no en una incubadora pese a que había roto bolsa.

El 30 la mujer manifestó que no sentía a uno de los mellizos. ​Le hicieron un monitoreo y le dijeron que todo estaba bien. Sin embargo, en horas de la tarde, una obstetra advirtió que algo no estaba bien y le realizó un nuevo monitoreo fetal. Allí se constató que solo uno de los mellizos estaba con vida.

Le hicieron una cesárea de urgencia.

​Esa obstetra que advirtió el error fue quien elevó un informe de lo sucedido a las autoridades del centro asistencial. Con eso, los padres iniciaron acciones legales y las pruebas confirmaron que tenían razón.




Comentarios