Pese a que se inauguró un moderno complejo del lado chileno duplicando la cantidad de cabinas, la cola de autos es interminable.


Aprovechando el fin de semana largo, ciento de argentinos, sobre todo mendocinos, aprovecharon para cruzar la cordillera y disfrutar unos días en Chile. Pero al llegar a la zona aduanera, se encontraron con el peor escenario.

Kilómetros de cola de autos atascados en la aduana, pese a que hace muy poco tiempo se estrenó del lado chileno un moderno complejo en el que se duplicó la cantidad de cabinas para acelerar el paso de vehículos particulares, principalmente.

Viajeros se quejaron por redes sociales de este inconveniente: “Esta es la nueva aduana. Una cola enorme”, se quejaban y advertían a los mendocinos que querían cruzar que la espera rondaba las tres horas.




Comentarios