Fue encontrado culpable del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por otras dos causas por tenencia de arma.


Dionisio Nazar Elmelaj Elaskar (57) fue sentenciado a 32 años de prisión por el asesinato de Emir Cuattoni (15) ocurrido hace tres años en Godoy Cruz y luego de que un empresario estuviera preso por más de 1 año por error.

El empresario condenado había asegurado, según su abogado, que “no va a vivir mucho tiempo y que no le importa la condena”. Previo a esto, las partes expusieron sus alegatos. La fiscalía solicitó una condena de 32 años de prisión por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por otras dos causas por tenencia de arma de fuego que también tienen el nombre de Elmelaj.

El jefe de la Unidad Fiscal de Homicidios, Fernando Guzzo, fundamentó su pedido remarcando dos pruebas claves en el caso: el hallazgo del arma homicida en la casa del imputado y las llantas de la camioneta que coinciden con el relato de testigos.

Marcelo Cuattoni, padre de Emir, conmovido tras la sentencia, expresó en canal 9: “Para nosotros lo más importante es llegar a la verdad. Fueron 3 años y medio detrás y pudimos enseñarle a nuestra familia que la justicia se puede encontrar por el camino que corresponde, y decirle a toda esa gente que en este camino muchas veces por dolor o por tratar de acompañarme, me preguntaban por la justicia por mano propia y yo les decía que no, que yo no era un asesino, que ninguno de mi familia iba a ser un asesino. Nosotros íbamos a buscar justicia, costara lo que nos costara, y se lo prometí dos días después a mis hijos, cuando tomamos la decisión en la mesa de nuestra casa, yo les prometí a ellos y a Emir que íbamos a llegar a la justicia, es lo que buscábamos y es lo que logramos”.

“Nosotros solo queríamos un culpable que condenaran, no nos interesaban los años, ya lo habíamos decidido, era cumplir con mi hijo para que tuviera el descanso en paz. Que todos supiéramos qué pasó, cómo pasó, de qué forma pasó y porqué mi hijo se tuvo que ir y no estar acá con nosotros, falta un pollo”

Emir Cuattoni (15) quien fue baleado el 17 de abril del 2016 en el parque Benegas y murió 42 días después.

Por su parte, Farida Anís, madre de Emir, casi en llanto agregó: “No me lo devuelve nadie, nadie me lo devuelve. Así como él dijo que nos daba lo mismo 5 años, 15 años, a mí también me daba lo mismo, si no me lo van a devolver nunca”.

“Mi negro, el negro de mierda que él le pegó un tiro, era un ángel, es un ángel. Díganme si esta cara es de un negro de mierda, es un ángel y siempre fue un ángel. Siempre vamos a ser cinco”, esbozó entre lágrimas.

Emir Cuattoni (15) recibió un disparo el 17 de abril de 2016, alrededor a las 19.30, en avenida del Trabajo y Perito Moreno, de Godoy Cruz. La herida de bala lo dejó en grave estado y murió el 29 de mayo después de más de 40 días internado. Por el hecho se detuvo varios meses después al empresario metalúrgico Gustavo Seré (38) como sospechoso.

Sin embargo un testigo espontáneo se presentó ante la unidad fiscal de homicidios para brindar una nueva versión del hecho e información que derivó en la detención de Elmelaj y la inmediata liberación de Seré, marcando un giro abrupto e inesperado en la causa.




Comentarios