El mendocino y candidato a vicepresidente de José Luis Espert se refirió a la pedrada que recibieron el martes.


El vehículo blindado en el que viajaban los precandidatos argentinos a presidente y vicepresidente por el Frente Despertar, José Luis Espert y Luis Rosales, respectivamente, fue atacado a pedradas este martes cerca de las 22. Espert lo definió como “un hecho de inseguridad más sin vinculación política” mientras que Rosales dijo que “el grosor de los vidrios fue lo que los salvó”

“Íbamos para Crónica y se sintió un impacto bastante fuerte, el chofer nos señaló la ventanilla porque yo iba sentado atrás con Espert, él pensó que se trataba de algo en el techo yo pensé que era un neumático. El chofer es un hombre que tiene experiencia y aceleró”, dijo este miércoles a Radio Nihuil. 

“El chofer aceleró y más o menos a las cinco cuadras frenó y nos bajamos. Ahí empezaron las especulaciones. Algunos decían que eran balas y otros, piedras”, agregó. 

“Fueron tiradas con mucha precisión y con fuerza porque la camioneta tiene vidrios blindados y la verdad que están muy afectados a la altura de la oreja del conductor, es el vidrio del lado del conductor el que rompieron. Es una Jeet Cherokee y el grosor de los vidrios nos salvó”,cerró.

Así quedó el vidrio de la camioneta. (Twitter: @cronica)

Los hechos sucedieron en la noche del martes en Buenos Aires, por el barrio porteño de Puerto Madero, uno de los más caros de la ciudad, cuando se dirigían a un canal de televisión para realizar una entrevista.

En el cristal del chófer impactaron dos piedras, que según Espert, provocaron “un estruendo enorme” y un ruido “ensordecedor”.





Comentarios