Los supuestos socios no sabían que formaban parte de una cooperativa y las firmas eran falsas. 


Mientras la líder de la Tupac Amaru mendocina, Nélida Rojas, continúa detenida en el penal de mujeres Agua de las Avispas a la espera de que se fije o no la prisión preventiva, la fiscal a cargo de investigarla, Gabriela Chaves, pasó el cepillo a contrapelo a la causa y se refirió a las cooperativas “fantasma” con las que, se presume, habría operado la organización barrial.

Chaves dijo: “En la causa de asociación ilícita manejo una hipótesis de que las cooperativas de trabajo que ellos utilizaban para poder acceder a los planes de vivienda que se otorgaban a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación son inexistentes. Al empezar a investigar sobre estas cooperativas, que son 20 en total y que todavía no las puedo investigar a todas porque es muchísima la documentación que tengo, decidí profundizar en dos: Nehuén y Cooperativas del Este”. 

“De ahí, y a partir de revisar los libros de asociados de las cooperativas, he citado e individualizado a cada asociado, lo que es una facultad del Ministerio Público Fiscal, y lo que me he enterado, a partir de sus testimonios, es que ellos no sabían que pertenecían a una cooperativa y que las firmas estampadas en los libros y balances no son de ellos”, agregó.

Y continuó: “Aquí no hay ninguna persecución política ni nada, eso es un blef de Guevara (refiriéndose a Alfredo, el abogado defensor de Rojas), me pueden denunciar pero es un blef que se va a caer, porque tengo las citaciones y los trabajos hechos con seriedad. Yo estoy investigando la verdad”, aseguró la fiscal, según una nota que publica hoy MDZ


En esta nota:

Politica Tupac Amaru




Comentarios