Es para que alimenten al ganado que sobrevivió al siniestro. Personal veterinario atenderá a los animales heridos.


La Subsecretaría de Agricultura y Ganadería activó el protocolo de emergencia para los casos de incendio que afectan la producción ganadera. Como sucedió en General Alvear, ahora, las primeras medidas paliativas se están aplicando en la localidad de Potrerillos, que fue afectada por el fuego provocado por el fuerte viento Zonda el fin de semana pasado.

El subsecretario del área, Alejandro Zlotolow, viajó a la zona para asistir a los productores ganaderos que perdieron animales y pasturas. En la tarde de ayer se entregaron 200 fardos de pasto en la zona de Potrerillos y La Carrera para que los propietarios de los campos afectados alimenten al ganado que sobrevivió (con 10 fardos se alimentan 15 vacas por 20 días).

Hasta el momento, además de los daños ambientales y en viviendas, las consecuencias del voraz incendio fueron la muerte de algunos animales y la dispersión de otros, además de las pérdidas estructurales completas o parciales de palos, alambrados y cierres perimetrales.

Con diez fardos se alimentan quince vacas durante veinte días.

Si bien aún no se ha logrado cuantificar los daños, en una primera etapa se asistirá a 14 pequeños productores ganaderos con los fardos mixturados con pellet. Mientras tanto, técnicos de las direcciones de Contingencias Climáticas y de Ganadería comenzaron con el relevamiento de daños, y los veterinarios de la subsecretaría harán curaciones a los animales heridos.

Luego de la recorrida, Zlotolow detalló que las medidas de emergencia consisten, en una primera etapa, en la entrega de alimento para que los animales que sobrevivieron al fuego puedan subsistir hasta que vuelvan a crecer los pastizales. Luego, para la reposición de estructuras como postes, alambrados y cierres, se ponen a disposición de los productores líneas de financiamiento a tasa subsidiada.





Comentarios