Antonella Godoy, la joven acusada de asesinar a puñaladas a su hijo recién nacido, fue trasladada a la cárcel de San Rafael.


Antonella Godoy, la joven de 19 años acusada de asesinar a puñaladas en su casa a su hijo recién nacido, fue trasladada a la cárcel de San Rafael. Allí esperará la audiencia por prisión preventiva. Un móvil policial la trasladó desde la comisaría a la prisión el sábado al mediodía.

Godoy estuvo, previamente, en un calabozo de la comisaría 46, luego de que el pasado martes recibiera el alta médica en el hospital Enfermeros Argentinos.

El último miércoles fue imputada por la fiscal Ivana Verdún por homicidio agravado por el vínculo. El viernes, la muchacha fue llevada al Cuerpo Médico Forense en Ciudad para que le practicaran pericias psicológicas. Luego, volvió a la comisaría 46 de Bowen y en las últimas horas fue alojada en el penal sureño, según informó el periodista de diario Los Andes, Gonzalo Villatoro.

El hecho

​El terrible suceso se conoció el último domingo a primera hora de la mañana Tuvo lugar en la vivienda ubicada en calle Libertad al 800 de General Alvear.

Antonella Godoy, madre primeriza, intentó ahogar al bebé y como no logró, lo apuñaló doce veces. El cuerpo del recién nacido tenía múltiples heridas en la espalda, en la cabeza y también en la zona del corazón. La lesión más grave fue la que le provocó cuando le cortó el abdomen. Pese a todo, el bebé resistió y vivió unas horas más.

Familiares y amigos de la joven aseguraron, en declaraciones, no saber que estaba embarazada. Godoy mantuvo oculto el embarazo hasta el final.

La joven se encerró en el baño cuando entró en trabajo de parto, y fue en el mismo lugar que intentó acabar con la vida del neonato. Fue por los gritos que la familia dio cuenta de que algo sucedía. 

La muchacha y el bebé fueron llevados al hospital Enfermeros Argentinos. Al recién nacido lo llevaron al quirófano, lo sacaron del estado de hipotermia en que se encontraba e hicieron lo imposible para que mantuviera las funciones vitales.

Luego, le suturaron las heridas y, una vez que lo estabilizaron, lo derivaron de urgencia al hospital Schestakow en San Rafael donde nuevamente pasó a la sala de operaciones. Fue al mediodía de ese domingo que se confirmó la muerte del bebé.

Fuente: diario Los Andes






Comentarios