Según el propietario de la firma la presión impositiva y la poco previsibilidad obligan a tomar este tipo de decisiones. 


A un mes que los ex dueños de Supermercado Mundial decidieran vender el negocio a empresarios chinos, Vía Marcos Juárez conversó con el titular de la firma Corpack, Mariano Storti quien brindó su opinión sobre la situación que vive el rubro.

Storti, remarcó que “la presión impositiva, el alto costo laboral y la poca previsibilidad” obligan, muchas veces, a considerar decisiones de este tipo ya que la propuesta económica que realizan los supermercadistas asiáticos son tentadoras.

“Cada vez es menos rentable un comercio, entonces aparece la oportunidad que una persona te quiere comprar el negocio y tiras la toalla“, señaló.

Con respecto a como afecta el arribo de un nuevo supermercado a la ciudad, el titular de la firma manifestó: “Cuando se incorpora uno nuevo, siempre una porción de la torta te saca”.

“Lo que tiene el comerciante asiático es que entiende muy bien el juego del comercio (…). Nos llevan una ventaja importante”.

Al ser consultado sobre si los comercios locales reciben algún tipo de protección gubernamental o de las instituciones que lo nuclean, Mariano expresó: “No hay apoyo concreto de los gobiernos y más que nada de las cámaras de comercios”.

“Mientras no se empiece a jugar para el lado del comerciante estas cosas van a seguir sucediendo”, remarcó.

Por último, consideró que “nadie va a ser bandera para que no vayan a comprar a los supermercados chinos, cada uno compra donde se siente cómodo y donde su bolsillo se ajusta”.






Comentarios