La idea es que el lugar sea un espacio para la difusión y desarrollo de políticas orientadas a la prevención de la trata, así como de asistencia a las víctimas de explotación.


La justicia de Mar del Plata dispuso la expropiación de un inmueble en el que funcionó durante décadas el prostíbulo “La Casita Azul”, que a partir de esa sentencia podrá transformarse en un espacio de lucha contra la explotación sexual y de asistencia a las víctimas, según informó este lunes la Mesa Interinstitucional contra la Trata de Personas local.

El fallo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo 1, a cargo de Simón Isacch, marca el fin de un proceso que comenzó en 2010 con la clausura del local, a partir del trabajo de organizaciones que forman parte de ese colectivo en la ciudad.

La Mesa anunció que en los próximos días varios postulantes a intendente  participarán en un debate público en el que presentarán propuestas para que el inmueble, ubicado en el barrio La Perla, sea reconvertido en un centro de desarrollo de políticas orientadas a combatir la trata y la explotación sexual.

La decisión judicial llegó más de cinco años después de que la Legislatura bonaerense aprobara un proyecto de ley que disponía la expropiación del chalet donde funcionaba el prostíbulo.

Esa norma -sancionada en abril de 2014- declaraba la “utilidad pública” de la casa y a partir de ahí la Fiscalía de Estado promovió una demanda contra sus propietarios en la justicia departamental.

El proyecto aprobado por diputados y senadores provinciales establecía la cesión del inmueble a la Municipalidad de General Pueyrredón, para ser afectado al funcionamiento de un Centro Marplatense de la Memoria y Lucha contra el Delito de Trata de Personas.​ Tras años de demoras, en los que las organizaciones denunciaron intentos de venta del inmueble y al menos dos usurpaciones, el Ejecutivo provincial dispuso finalmente a fines de 2018 el pago de una “indemnización por la venta forzada” para los propietarios, por $3.100.000.

Concretada esa operación, el juez Isacch avanzó en la expropiación y resolvió el 17 de este mes el traspaso de la ex “Casita Azul” al municipio.

En un comunicado, los integrantes de la Mesa compartieron el logro con todos los que “apoyaron esta iniciativa, desde los legisladores provinciales que votaron la ley, hasta la gestión de la Secretaría de Derechos Humanos” bonaerense, “que durante los últimos dos años consiguió la concreción del trámite”.

Durante más de 20 años en el inmueble expropiado fueron explotadas decenas de mujeres y en 2012 el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad condenó a cuatro años de prisión a tres acusados de regentear el local por los delitos de “trata de personas agravada, explotación económica de la prostitución y administración de casa de prostitución”.

A partir del fallo de la justicia contencioso administrativa, el próximo lunes se realizará un debate en el Concejo Deliberante en el que candidatos a intendente podrán exponer proyectos para el destino final de la que será la “Casa Arza”, en honor a la ex Defensora del Pueblo de la ciudad, Beatriz Arza, fundadora de la Mesa.

El objetivo es que el lugar sea un espacio para la difusión y desarrollo de políticas orientadas a la prevención de la trata, así como de asistencia a las víctimas de explotación.




Comentarios