La Defensora General de Mar del Plata sostuvo que el 50 % de la población carcelaria es de localidades cercanas.


Crece la preocupación por el estado en el que se encuentra la Unidad Penal femenina Nº 50 de Batán. Sobrepoblación y falta de profesionales de la salud para una correcta atención son las principales problemáticas que se presentan día a día. 

Cecilia Boeri, defensora General de Mar del Plata, manifestó su preocupación ante esta situación y resaltó que el crecimiento de reclusas se debe a derivaciones que hacen otras localidades, según detalla 0223.

“Prácticamente un 50 % de la población es de otros departamentos, entonces la incidencia de esos lugares es lo que complica la situación acá”, informó y alertó por problemas ligada a “falta de atención médica”.

Boeri contó que se detectó un caso de sarna y que esto se complicó por el “contexto de hacinamiento que hay”; al mismo tiempo aclaró:  “El hacinamiento que hay en las tres unidades no es más que la derivación del hacinamiento general carcelario que hay en toda la Provincia”.

Al mismo tiempo señaló que la principal falencia en cuanto a atención médica se ve en la falta de psicólogos. “Muchas veces se le reprocha a los internos que no quieren hacer tratamiento psicológico, pero también es verdad que si todos quisieran hacerlo sería imposible porque no alcanza el personal. Y lo mismo sucedería si todos quisieran hacer un tratamiento por adicciones. No existe posibilidad de realizar seriamente un tratamiento”, sostuvo. 

La funcionaria señaló que esta situación hace que se produzcan mas reincidencias y que las recaídas sen más frecuentes. “La droga ha agravado un montón de cosas que han existido desde siempre pero que es mas difícil de gobernar cuando la población tiene esa dependencia”, declaró.

En cuanto a mejoras en la Unidad Penal, Boeri mencionó a la composición de los menúes y incremento de controles para detectar rápidamente la tuberculosis.




Comentarios