Desde el 2011, para alejarse de la sociedad el hombre se fue a vivir entre las rocas de Cabo Corrientes.


Luego de vivir varios años junto a sus gatos en Cabo Corrientes, encontraron sin vida a Gustavo, así lo conocían los vecinos de Mar del Plata que se acercaban para hablar u ofreserle su ayuda al hombre. 

Fueron los mismos marplatenses los que dieron aviso a la Policía ya que notaron su ausencia. Las autoridades buscaron por la zona y lo encontraron muerto entre las rocas el domingo por la noche. Para poder sacarlo tuvo que intervenir personal de Bomberos, según detalla La Capital.

Se fue a su “guarida” en 2011 (Infobae).

Este lunes se realizará la autopsia correspondiente para determinar como se produjo la muerte. “Vamos a esperar los resultados para tener precisiones de lo sucedido”, señaló el fiscal Alejandro Pellegrinelli.

Gustavo desde 2011 corría todas las mañanas por la costa saludando a sus conocidos y luego contemplaba el paisaje rocoso, el mar y la gente que pasaba por ese lugar que llamaba su “guarida”, según cuenta Infobae. Y se fue a ese lugar porque en sociedad “sentía agresiones de todos lados, salía a la calle y me pasaba eso, así que me vine para acá”.

Cría gatos en el lugar desde sus 13 años (Infobae).

En su refugio, entre las piedras frente al mar guardaba dos colchones viejos, una radio, comida para sus más de 20 gatos y algunos baldes: con agua, ropa, libros. Ni él ni sus conocidos lo consideraban indigente, ya que fue le propio Gustavo quien eligió vivir en la Costanera. 

Elegí este lugar porque podía haber animales en estado salvaje, los gatos se pasean por acá y la gente los puede ver de cerca. Y no hacen falta rejas porque cuando ellos sienten ruido o algo enseguida se pueden meter para abajo, entre las piedras, están protegidos, en un hábitat”, contó hace un año. 

La familia de Gustavo no sabía nada de él hasta que le hicieron una nota y se acercaron a Mar del Plata a corroborar. “Estoy un 99,9% seguro de que es mi primo que desapareció hace 15 años“, le dijo en enero pasado David Rivas y detalló que su nombre era Gustavo Edgardo Trigos.

Gustavo se reencontró con su primo (Infobae).

El hombre detalló que Gustavo se fue de un día para el otro sin decir nada y que a pesar de que su madre lo buscó por todos lados no pudieron dar con él razón por lo cual lo dieron por muerto. 

Me dijo que estaba bien, que así era como quería vivir, fuera de la sociedad“, contó Rivas que se mostró muy angustiado al enterarse que su primo había muerto. Y los vecinos de Mardel también expresaron su dolor y resaltaron la gran persona que era a través de las redes sociales.




Comentarios