Tiene un hijo de 4 meses y le pidió ayuda a sus seguidores para mejorar su condición económica.


Una madre de 30 años que se quedó ciega como consecuencia de la diabetes vende alimentos para ganarse la vida.

Se trata de Stephanie Salas, de Mar del Plata. La vista la perdió en marzo de 2018, a causa de la misma enfermedad que la hizo perder cuatro embarazos.

Gianluca, su pequeño, llegó cuando ya había. desistido de su deseo de ser madre. “Un angelito nos ganó de mano y a los 7 meses apareció en nuestras vidas Gianluca que hoy tiene 4 meses de vida. Es la personita que nos alegra la vida y nos hace seguir adelante como una gran familia luchadora”, contó Stephanie en Facebook, donde publica fotos junto a suy bebé y a Marco, su esposo.

(Facebook)

La situación económica apremia a su familia. Según le explicó al portal 0223.com.ar, su último trabajo fue hace dos años como panadera, mientras que a su marido lo despidieron en febrero pasado de una famosa cadena de heladerías, donde había solicitado una licencia por la delicada situación familiar.

El matrimonio se dedica a vender todo tipos de productos caseros, desde tortas y conservas hasta artesanías como atrapasueños y porta sahumerios, mientras transitan un juicio contra la firma de helados y aguardan que le otorguen a ella una pensión por discapacidad.

(Facebook)

Pre-pizzas, berenjenas en escabeche, berenjenas a la provenzal, pickles, ajíes en vinagre y aceitunas rellenas, son algunas de las especialidades de Salas. “Siempre me las rebusqué, la cocina era una de las cosas que no quería perder a partir de mi ceguera“, comentó la mamá.

Ya sea por vergüenza y para no dar lástima, no quería contar mi historia, pero mi marido me hizo ver que no es dar lástima, sino que es demostrar lo orgullosa que tengo que estar de mí misma y de las cosas que hago día a día para salir adelante y no bajar los brazos ante mi condición de la ceguera, que todo lo que hago es por y para nuestra familia: las cosas que hacía antes de perder la visión las puedo seguir haciendo”, afirmó.

(Facebook)

En la publicación, Stephanie escribió su número de teléfono y pidió a todos sus seguidores que la ayuden a difundir su emprendimiento. “También mis productos llegan a capital así que no duden de hacer su pedido. Muchas muchas gracias nuevamente“, indicó.

Tras la repercusión de su historia, Stephanie publicó el siguiente video de agradecimiento:






Comentarios