Juan Carlos Pagotto sostiene que la decisión del magistrado de expresar en redes sociales su postura sobre a este tipo de casos pone en duda su imparcialidad


La defensa del tatuador Patricio Pioli pidió en las últimas horas el apartamiento del juez Jorge Chamía en la causa que se le sigue al joven que está acusado por coacción y lesiones leves calificadas.

La solicitud fue realizada por el abogado Juan Carlos Pagotto luego de que el magistrado revocara el beneficio de la prisión domiciliaria de la que gozaba el tatuador y dispusiera su traslado y detención en el Servicio Penitenciario Provincial.

El requerimiento fue presentado en la segunda audiencia del juicio y el principal argumento es “ideología de género”. Es que Pioli gozaba de prisión domiciliaria, pero Chamia ordenó su traslado a la cárcel luego de la presentación de un recurso por parte de la querella por considerar que las imágenes difundidas por el acusado “tenían actitudes burlonas para con la justicia y la víctima”.

Ante esto, Pagotto expresó que “Yo no lo hubiera hecho, pero las personas reaccionan de distintas maneras”. Y añadió que “el hecho de que una persona sea pelotuda no autoriza convertirlo en criminal, yo no sé cuál es el motivo de la resolución del juez, no entiendo por qué se habla de provocación”.

El defensor de Pioli manifestó, además, que “tampoco estoy de acuerdo que las audiencias no estén grabadas ni en video ni en audio. Grabar le da garantía al imputado, a la víctima, a los testigos y al mismo juez”.

Tras la presentación, la jueza suplente, Edith Agüero deberá decidir si da o no lugar a la recusación. Tiene un plazo de 10 días hábiles.




Comentarios