Varias localidades de la zona están afectadas por la denominada rabia paralítica o paresiante transmitida por el vampiro común que afecta principalmente a los bovinos y equinos.


El diputado Juan Romero salió a alertar a la población sobre la situación, debido a que las medidas que se vienen promoviendo no son claras. “Se debe declarar al departamento en emergencia sanitaria, tomar las recomendaciones necesarias para no producir pánico en la sociedad” aseguró.

En tanto, recomendó realizar lo que aconseja el organismo de control nacional SENASA, principalmente que no ingresen ni egresen animales faenados ni de pie de las zonas afectadas o del departamento (vacas, caballos, cabras, etc). Realizar una vacunación masiva para prevenir que se expanda la epidemia.

Denunciar en el destacamento policial más cercano, cualquier anomalía que se detecte en la zona. Solicitar la realización de desinfecciones en gallineros, casas abandonadas y zonas oscuras y húmedas que sirvan de lugar para que habitan los vampiros comunes.

Esta campaña de prevención debe llevarse a cabo con personal adecuado e idóneo para que puedan brindar una rápida y mejor solución a dicha problemática.




Comentarios