La apertura de las importaciones fue uno de los factores. Quedan 40 empleados en la calle y la firma se comprometió a dejar toda la maquinaria al estado provincial para reactivar la producción.


Tras varios meses de agonía, ayer por la tarde, los empresarios notificaron a los 40 operarios que quedaban en la planta ubicada en Chilecito, que finalmente Puma cerraba sus puertas. En esa sede, la firma se dedicaba en el último tiempo solo a la realización de costuras. En un principio, llegó a contar con un plantel de 210 empleados.

Saul Carrizo, delegado del sindicato UTICRA argumentó que uno de los factores que desencadenaron en el cierre, tuvo que ver con las políticas nacionales. “Abrir las importaciones nos afectó porque ahora las empresas traen la capellada directamente desde Asia” explicó.

Sobre los próximos pasos legales, el gremialista confirmó que “los tramites para el cobro de las indemnizaciones ya iniciaron“. La solicitud consiste en que los cesanteados cobren el 100% mas un 20%. Por otra parte, dio a conocer que “la empresa se comprometió a dejar las máquinas al estado para retomar la producción“.






Comentarios