Las altas temperaturas son un factor clave para que los insectos vuelvan a invadir las casas y jardines. 


Tras las altas temperaturas que azotan la ciudad de La Plata, no solo es importante estar bien alimentado e hidratado, sino también hay que cuidarse poniéndose repelente a insectos, ya que con el calor, la ciudad está repleta de chicharritas, cigarritas y saltahojas. 

En este contexto, un grupo de científicos de la UNLP, encargado de analizar el comportamiento de los insectos, advirtió sobre los daños que estos pueden producir.

“Estos pequeños insectos pertenecen al Orden Hemíptera, uno de los grupos más diversos (con mayor número de especies) de fitofagos chupadores. Son activos saltadores y semejan pequeñas ranitas al impulsarse con sus patas posteriores”, señaló la investigadora de la facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP, Ana María Marino a 0221. 

Científicos platenses advierten sobre una invasión de cotorritas en la ciudad

Ante esto, la docente agregó que “su coloración varía desde uniforme amarillenta, castaña, verdosa, negruzca, con diseños punteados o bandeados muy coloridos, generalmente en las especies de mayor tamaño”.

Por su parte, las chicharritas cumplen todo su ciclo de vida sobre el césped y las plantas, es decir, pueden oviponer sobre hojas, tallos y raíces superficiales, causando diferentes tipos de daños. Tienen la capacidad de provocar lesiones locales (deformación de hojas o tallos) de distinto grado de severidad y hasta de transmitir gérmenes (virus y bacterias) causales de enfermedades de alto impacto económico para el sector agropecuario.

En tanto a las cotorritas sienten una atracción fatal por la luz artificial. Por ello es muy frecuente verlas saltar sobre lámparas, papeles u otras superficies claras.

“Las condiciones atmosféricas que se están dando en la ciudad por estos días hacen que estos insectos con capacidad voladora abandonen su medio natural y vuelen atraídos por la fuente lumínica”, explicó sobre su particular comportamiento. Sin embargo, la doctora agregó un dato revelador: esa atracción resulta fatal para las pequeñas criaturas ya que, por lo general, mueren deshidratadas en ese ambiente.






Comentarios