Los conductores de los coches temen que el trabajo se empiece a caer. 


En relación a los cambios económicos, la tarifa de los taxista tendrá un nuevo aumento y ante esto, los mismos conductores temen que el trabajo empiece a ser menos siendo que la gente no pueda pagar el servicio. 

Sin embargo, el aumento ya está pactado, siendo que ellos mismos aseguran que necesitan equiparar los costos que implica tener el auto en la calle todos los días, pero temen que un aumento de tarifa haga caer todavía más la actividad.

Sin embargo, según lo anticipado por una de las asociaciones de titulares de unidades, el alza se ubicaría entre un 18 y un 20 por ciento. Los choferes, en tanto, han manifestado su oposición a la posibilidad del aumento, ya que entienden que efectivamente habrá menos clientes.

Por su parte, la Unión de Propietarios de Auto Taxis- UPAT-, expresó su preocupación ya que aseguran que con el dinero recaudado en una jornada apenas se alcanza a cubrir un tercio del servicio de lubricentro. Asimismo, el organismo advierte que la actividad cayó alrededor de un cincuenta por ciento, aseguraron desde El Día. 

“Si aumentamos tal vez nos vuelve en contra. No te sube nadie”, fundamentó el secretario general del sindicato de choferes de taxis, Juan Carlos Berón. Y agregó: “No queremos aumentos de tarifas porque sería sepultar a la actividad prácticamente”.






Comentarios