En el "Bosque", recibía a un River plagado de suplentes y con la cabeza puesta en el Superclásico por Copa Libertadores, pero tampoco pudo romper la mala racha.


El Gimnasia de Diego Armando Maradona volvió a caer como local, esta vez 2 a 0 con el River de Gallardo, y no sumó desde que asumió la dirección técnica del “Lobo”.

En los primeros minutos del encuentro no hubo situaciones claras de gol, pero a los 21 minutos llegaría el grito sagrado para el “Millonario”, que tras una pasé magnífico de Scocco, la gran figura del partido, lo dejaría mano a mano al colombiano Carrascal, que con un remate cruzado abre el marcador.

El “Lobo” mereció el empate en el primer tiempo, que con la pelota parada no paró de complicar a River: la primera clara la tuvo en los pies de Tijanovich, tras quedar mano a mano con Bologna, elige engancharle y el arquero de River con la punta de los pies le ahoga el gol al delantero del “Lobo”.

Otra clarísima para el local iba a ser mediante un cabezazo de Guanini, que el “Beto” Bologna con una atajada impresionante la mandó al córner.

En el complemento, el “Lobo” siguió buscando el empate y era mejor que River. De la mano de Aleman, Ayala y Guanini intentaba llegar al gol, pero a los 28 minutos llegaría el baldazo de agua fría para el conjunto dirigido por el “Diez”: tras una serie de rebotes, le quedó el gol servido a Nacho Scocco, que con un remate violento liquidó el partido.

El descuento de Gimnasia pudo haber llegado en los minutos finales, cuando después de un córner y una carambola en el área, le quedó a Paradela y nuevamente Bologna le ahogó el gol a Gimnasia.

El “Lobo” cada vez se hunde más en el fondo de la tabla, y urgente tiene que empezar a sumar de a tres si quiere seguir en la máxima categoría del fútbol argentino.




Comentarios