Las víctimas pagaron por un crucero y nunca viajaron. Se estima que se quedaron con 450 mil dólares.


Un matrimonio de La Plata confesó haber estafado a cientos de turistas que pagaron por el servicio de un crucero y nunca pudieron concretar el viaje. Los acusados se habrían quedado con más de 435 mil dólares. Las víctimas luchan desde el 2014 para que les devuelvan el dinero.

MSC Cruceros.

Se trata de Héctor Edgardo Raimondo y Mónica Isabel del Castro, quienes se declararon culpables por el delito de estafas reiteradas y serán condenados a tres años de prisión en suspenso más las reglas de conducta.

Los acusados eran los representantes locales de la empresa MSC Cruceros, y el  local se encontraba ubicado en la esquina de 13 y 45 de la ciudad de La Plata. El único testigo que declaró, Patricio Moiso, contó que en 2015 se reunió con su abogado para suspender ocho viajes porque no habían sido abonados por la pareja acusada. El pago estuvo a cargo del empresario Moiso, quién puso de su bolsillo unos 200 mil pesos.

Además aportó datos claves para la investigación donde se evidencia que los pasajeros entregaban el dinero a Raimondo y las transferencias y depósitos se realizan a través de las cuentas bancarias que tenía la pareja en los bancos Santander Río y Galicia. 

La primera y única audiencia que se llevó a cabo se realizó este jueves en la sede del Fuero Penal de La Plata. En la presentación, el juez Eduardo Eskenazi determinó que las estafas ascienden a 435 mil dólares por lo que durante tres años el matrimonio tendrá que presentarse durante dos meses “en el Patronato de Liberados, fijar domicilio en La Plata y prohibición de trato conflictivo con las víctimas”, indicaron fuentes judiciales al medio MinutoUno.

Por otra parte, la defensa de las víctimas impulsan las demandas correspondientes a la empresa MSC Cruceros y esperan hasta principios de septiembre hasta que el juez Eskenazi dicte la sentencia en el fuero penal. Las personas estafadas intentan recuperar su dinero a través de demandas que se iniciaron en el fuero Civil y Comercial de La Plata.





Comentarios