El despliegue municipal fue en la localidad de City Bell tras el llamado de un vecino que denunció ruidos molestos en la zona.


Inspectores municipales de La Plata clausuraron este martes una fiesta clandestina que se realizaba en una vivienda particular, que no tenía permiso para tal evento, y a la que asistían más de 400 jóvenes.

La fiesta se realizó en una casa ubicada en las calles 455 y 24, en la localidad platense de City Bell, donde se hicieron presentes funcionarios de la capital bonaerense tras una denuncia de un vecino que alertó sobre la concurrencia de cientos de personas al domicilio, de donde se escuchaba música a un muy alto volumen.

El municipio de La Plata, a cargo de Julio Garro, lleva adelante un estricto control sobre las fiestas que se realizan en casas y casa quintas en la capital bonaerense, a quienes se les exige un permiso para realizarlas. La medida se tomó luego de que el 1 de enero de 2016 muriera ahogada una estudiante de periodismo en la pileta de un domicilio donde se realizaba una fiesta clandestina.

Personal municipal se presentó en la vivienda y comprobó que en el exterior había personal de seguridad que vigilaba la entrada y salida de jóvenes. También se confirmó que los organizadores habían montado baños químicos.

Los inspectores aseguraron que en la fiesta clandestina había menores de edad, y tras solicitar la orden judicial pertinente se procedió a la clausura preventiva del lugar y al desalojo de los que asistieron al evento.

La Municipalidad de La Plata recordó que a través de la línea de atención al vecino 147, se atenderán denuncias por fiestas clandestinas las 24 horas del día.





Comentarios