Tiene veinte años y fue trasplantada de un riñón. Ahora necesita lentes intraoculares para no perder la visión.


Sofía tiene veinte años. En noviembre de 2017 fue sometida a un trasplante de riñón. Debido a la medicación  su visión es escasa y podría perderla totalmente “si no se le coloca lentes intraoculares” , según manifestó Gabriela, su mamá.  Su obra social se rehúsa a proveerle del tipo de lentes que le recetó su especialista.

Sofia

Su mamá recurrió a la Municipalidad de La Calera por ayuda económica pero, no obtuvo ninguna respuesta. A través de las redes sociales el caso de la joven,  llegó a manos de una abogada solidaria que presentará un recurso de amparo a la justicia.

Foto ilustrativa ( Luces Del Siglo)

Los corticoides, que debe tomar de por vida, producirían “una disminución de su vista y se agrava cada vez más”, explicó la mamá a Vía La Calera. Según afirmó Gabriela, AMICO cubriría el 80% de la operación, por lo que espera que la justicia obligue a la O.S. a proveerle a Sofi los elementos necesarios para mejorar su calidad de vida.




Comentarios