Lo que en la madrugada fue una versión, por la mañana se anunció y esta tarde se confirmaría: el emergente político será candidato a gobernador por el PJ


Mientras el FIT insistirá con Alejandro Vilca y Cambia Jujuy buscará la reelección de Gerardo Morales, el justicialismo volverá a probar suerte con una figura debutante en las lides políticas: el exfuncionario Julio Ferreyra seguirá los pasos del médico Carlos Ficoseco y el periodista Carlos Ferraro, quienes sin experiencia previa en la política integraron en 1991 el primero y en 1995 el segundo -en ambos casos en la categoría vicegobernador-, las fórmulas que presentó el peronismo local para competir por la gobernación en esos años.

Después de haber ocupado el cargo de director del Registro Civil de Jujuy por veinte años, Ferreyra dejó su sillón en febero último tras suscitarse diferencias de criterio entre el funcionario y niveles superiores, originada por la decisión de que las oficinas montadas por la repartición en el edificio de la antigua terminal de ómnibus, debían ser desalojadas para ser ocupadas por el SAME 107.

Ferreyra resistió públicamente la medida y pocos días después desde la Casa de Gobierno bajó el pedido de renuncia para quien había sido  designado y sucesivamente ratificado por las gestiones de Eduardo Fellner y Walter Barrionuevo, como también cuando Cambia Jujuy asumió el poder en 2015.

A pocos días de su salida de cargo ya se hablaba en las redes sociales de la posibilidad de que el funcionario desplazado incursione en política y no pasó mucho tiempo hasta que un espacio nuevo le ofreciese contención.

Ferreyra – Casas, la fórmula de Confiar que no pudo ser.

Así fue como el partido Confiar -un nuevo proyecto, de orientación peronista-, lanzado poco antes por el exjuez federal Vicente Casas y su hijo el abogado René Facundo Casas, le abrió sus puertas y ahí nomás se armó la fórmula Juio Ferreyra-Vicente Casas.

Reuniones, mitines, conferencias de prensa, salidas al interior y entrevistas en los medios se sucedieron durante el mes de marzo, lo que no hacía prever, por lo menos hasta la última Semana Santa, mayores novedades que no fuesen las de por si sus propias candidaturas.

Pero en las primeras horas de este miércoles 24, fecha límite que impone el cronograma electoral provincial para la inscripción de listas de candidatos con miras a los comicios del 9 de junio, la necesidad de unidad del PJ jujeño -frente a los tironeos autodestructivos de sectores internos- y la aceptación que estaría teniendo el exmandamás del Registro Civil entre el electorado, fueron los ingredientes para un cóctel sorprendente: uno de los precandidatos a gobernador, Adrián Mendieta, aceptaba bajar un escalón y ceder ese lugar para que ahora lo ocupe Ferreyra.

Fue otro de los precandidatos, Alberto Matuk, quien a media mañana confirmó a los medios la decisión del Consejo Provincial partidario de que la fórmula para gobernador y vicegobernador sea Ferreyra-Mendieta. “Esta fórmula tiene la virtud de llevar a un candidato de la gente”, dijo Matuk a los periodistas.

El actual intendente de El Carmen, Adrián Mendieta, aceptó ser candidato a vicegobernador por el Frente Justicialista.

Se espera que en el transcurso de la tarde la dupla sea inscripta como tal ante la Justicia Electoral provincial, lo mismo que la lista de candidatos a diputados provinciales del Frente Justicialista, en la que tendrían lugares más que asegurados los actuales legisladores Rubén Armando Rivarola, Luis Horacio Cabana y Carolina Moisés, según trascendidos.

Ferreyra -que desde hace años ostenta condición de afiliado justicialista, según se informó- argumentó su rápido cambio de frente diciendo: “No pude cerrar con Confiar”.





Comentarios